¿Qué se entiende por Hipospadias?

Se denomina Hipospadias (Figura 1) a una deformidad congénita del pene en la cual el meato uretral (el orificio por el cual sale la orina) no se desarrolló hasta la punta del pene, lo cual implica que el niño orina por un orificio –meato uretral ectópico- por fuera de su posición normal. De acuerdo con la severidad del defecto, el meato ectópico estará muy cerca de su posición normal, en los casos más leves, hasta muy cerca al escroto, en los casos más severos. En general se dice que la prevalencia de hipospadias en la población es de 1 en cada 300 niños.

hipospadias

Adicionalmente el pene hipospádico se asocia con cierto grado de curvatura ("cordé") que se hace más evidente cuando se observa el pene erecto.

¿Por qué se nace con este defecto?

La causa exacta no se conoce pero la deformidad ocurre entre el 3-4 mes de gestación. En ese momento se presenta una detención del normal desarrollo del pene.

¿Requieren cirugía los niños con Hipospadias?

La respuesta es sí en la gran mayoría dado que cualquier anormalidad genital en el varón puede llevarlo a alteraciones psicológicas al notar que su pene es "diferente" al de los compañeros. Adicionalmente cuando el defecto es severo lo obliga a orinar sentado y puede limitarlo durante la vida adulta en sus relaciones de pareja.

¿Cuál es la mejor edad para practicar la cirugía?

Entre los 6 y los 18 meses de nacido o después de los 3 años. Entre los 18 y los 36 meses no es un bueno desde el punto de vista sicológico ir al quirófano y estar hospitalizado.

¿En qué consiste la cirugía?

Se hace bajo anestesia general y el objetivo es que el resultado final sea el de un pene con aspecto muy cercano a la normalidad y sin ninguna limitación funcional. De acuerdo con la severidad del problema la cirugía se hará en uno o dos tiempos, con un intervalo entre cada uno de por lo menos 6 meses. En ocasiones se toman injertos de tejidos diferentes al pene (mucosa de la cavidad oral, piel retroauricular).

¿Se necesita hospitalización?

Si, el niño requiere hospitalización la cual puede variar entre 3-15 días. Durante todo el tiempo que dura hospitalizado la madre puede permanecer con él las 24 horas del día.

 

 

¿Cómo luce un riñón normal?

Normalmente el riñón vierte la orina que se produce en su interior a un sistema colector, formado por los cálices, pelvis y uréter, que conducen dicho líquido hasta la vejiga (Figura 1); es un sistema de bajas presiones.

hidronefrosis1

¿A qué se le llama hidronefrosis?

Es la dilatación de la pelvis renal, usualmente asociada a dilatación también de los cálices, con uréter normal (Figura 2).

hidronefrosis2

¿Por qué se produce la hidronefrosis?

En la gran mayoría de los casos es una entidad congénita. Se piensa que hay una alteración en el paso de la orina desde la pelvis al uréter, alteración que puede ser transitoria y explicaría la mejoría que se observa con el paso del tiempo en algunos niños con hidronefrosis. Otras veces la alteración es permanente y progresiva (una verdadera obstrucción) y el niño requerirá manejo quirúrgico (cirugía denominada pieloplastia) para solucionar el problema.

¿Qué estudios requieren estos niños?

Los estudios que se practican con mayor frecuencia para el diagnóstico y seguimiento son el ultrasonido (ecografía) y las gamagrafías renales.

¿Qué tan frecuente es la hidronefrosis y qué sintomatología produce?

El diagnóstico de hidronefrosis se hace con frecuencia in útero por ecografía (se descubre dilatación de la pelvis renal en 1:100-200 gestaciones). Adicionalmente, algunos niños cuya hidronefrosis no se detecta durante la gestación pueden consultar en cualquier momento de su vida con un cuadro clínico sugestivo de problemas urinarios: fiebre, dolor abdominal, orina con sangre, masa abdominal palpable, hipertensión.

¿Necesitan cirugía todos los niños con hidronefrosis?

No. La necesidad de cirugía dependerá del grado de hidronefrosis, del compromiso de la función renal y de la presencia o no de sintomatología urinaria. Como ya se había mencionado se sabe que en algunos niños la hidronefrosis puede mejorar de manera espontánea con el paso del tiempo.

¿En qué consiste la cirugía?

En quitar la zona de estrechez localizada entre la pelvis y el uréter, y volver a unir estas estructuras (pieloplastia) para tratar de eliminar la obstrucción y salvar de esta manera al riñón (Figura 3).

La cirugía se realiza bajo anestesia general. Ello implica que tiene unos riesgos mínimos pero propios de la anestesia en primer lugar y de la cirugía en sí, en segundo lugar. En manos experimentadas este procedimiento ofrece un 98% de buenos resultados.

hidronefrosis3

¿Si no se opera en qué consiste el tratamiento?

No existe ningún medicamento que haga desaparecer la hidronefrosis. Lo que se le suministra al niño durante los primeros meses de la vida es un antibiótico a muy bajas dosis (profilaxis antibiótica) para dárselo por las noches, con el fin de disminuir las probabilidades de infección urinaria.

¿Hasta cuándo requieren controles urológicos?

Se sabe igualmente que la hidronefrosis que mejora o desaparece de manera espontánea o después de cirugía puede presentarse meses o años más tarde con igual o mayor severidad. Por lo tanto los controles se deben hacer de manera indefinida.

 

 

 ¿Qué se entiende por fimosis?

Es la incapacidad del prepucio para permitir la exposición del glande (Figura 1).

fimosis

¿Es normal que un niño pequeño presente fimosis?

Se sabe que más del 90% de los recién nacidos son fimóticos y alrededor de los 3 años de edad la gran mayoría de los niños ya no lo son. En otras palabras, la fimosis es un fenómeno fisiológico (normal) en los primeros años de la vida.

¿Qué se debe hacer para que el niño deje de ser fimótico?

Nada. El proceso de separación del prepucio del glande en los primeros años de vida es un fenómeno natural (como el control de los esfínteres) y no debe, por lo tanto, ser mediado por fuerzas externas, como los famosos "ejercicios" (maniobras para que el prepucio permita la exposición del glande) que en ocasiones les son recomendados realizar a los padres, los cuales pueden incluso llegar a ser contraproducentes.

¿Si los "ejercicios" están contraindicados, qué se debe hacer para tener una buena higiene al pene del niño?

Mientras persista la fimosis no hay necesidad de hacerle ningún tipo de lavado al glande. El aseo debe limitarse a lavar diariamente con agua y jabón el prepucio externamente sin hacer esfuerzo por retraerlo.

¿Qué tan cierto es que el varón no circuncidado tiene una mayor incidencia de enfermedades de transmisión sexual y de carcinoma de pene?

No hay evidencia científica en la actualidad lo suficientemente sólida que permita sostener ese tipo de afirmaciones.

¿Cuándo se justifica hacer algún manejo médico sobre el prepucio?

En general tratamos de no ofrecer ningún tipo de tratamiento en los menores de 3 años dadas las altas probabilidades de que la situación se resuelva de manera espontánea. Sin embargo, si el niño tiene dificultad para orinar, pujo, infecciones en el pene frecuentes (postitis o balano-postitis) requiere de valoración por el urólogo pediátrico a cualquier edad.

 

 

20101011 mgb Criptorquidia ¿Qué quiere decir criptorquidia?

Criptorquidismo significa testículo oculto y lo utilizamos para referirnos a cualquier testículo que no se encuentre en su posición normal. Pude afectar a uno o ambos testículos.

¿Qué tan frecuente es esta situación?

Constituye el problema genital más común visto en la población infantil. Se presenta con más frecuencia en los niños prematuros (aproximadamente en el 33% de los casos); en los nacidos a término la incidencia es del 3%. Algunos testículos criptorquídicos alcanzan su posición escrotal espontáneamente en los primeros 6 meses de la etapa postnatal, persistiendo un 1% de niños criptorquídicos al año de edad, cifra que no se modifica subsecuentemente.

¿Es la criptorquidia un problema congénito?

La mayoría de las veces la criptorquidia es un problema congénito y lo detectan los padres o el médico desde el momento del nacimiento. Sabemos que en algunos casos un testículo que nace en su posición normal pasa a una posición anormal en los primeros años de vida, es lo que se denomina criptorquidia adquirida.

¿Cuándo debe iniciarse el tratamiento?

En general se acepta que el niño con criptorquidia congénita debe ser tratado a más tardar al año de edad con el objeto de tratar de evitar, hasta donde ello es posible, las secuelas de esta anormalidad (atrofia testicular, problemas de fertilidad y posibilidad de malignización). En los casos de criptorquidia adquirida, tan pronto se haga el diagnóstico. ¿Algún estudio especial antes de iniciar tratamiento? ¿Ecografía? En los pocos casos en los cuales el médico no palpa ambos testículos el niño requiere un estudio de la composición de sus cromosomas, llamado cariotipo. En general la ecografía tiene un papel muy limitado en la búsqueda del testículo no palpable.

¿Qué tipos de tratamientos existen?

Hay 2 formas de manejar estos pequeños pacientes: con cirugía o con hormonas. La cirugía se denominada Orquidopexia, implica una herida a nivel de la región inguinal y otra a nivel del escroto. En casos muy seleccionados, existe la posibilidad de tratamiento con hormonas masculinas (gonadotrofina coriónica humana), las cuales se aplican en forma de inyecciones por vía intramuscular. Con este tipo de tratamiento hormonal se pueden lograr buenos resultados en el 20%-30% de las veces.

¿Riesgos de la orquidopexia?

La Orquidopexia es una intervención que se realiza bajo anestesia general y en forma ambulatoria. Ello implica que tiene unos riesgos mínimos pero propios tanto de la anestesia como de la cirugía.

¿Hasta cuándo requieren estos niños controles urológicos?

Dado el riesgo, bajo pero real, de que estos pacientes presenten años más tarde (en la pubertad o cuando llegan a la vida adulta) una enfermedad maligna en el testículo que no llegó espontáneamente al escroto, los controles urológicos deben ser de por vida.

vari

Es la dilatación del plexo pampiniforme, venas que están sobre el testículo y ascienden por el cordón espermático. Se presenta usualmente en la segunda década de la vida (15-25% de los adolescentes tienen varicocele), casi siempre del lado izquierdo. En algunos adultos el varicocele puede estar asociado con alteraciones en la calidad del semen, sin embargo en más del 85% de los pacientes el varicocele no causa problemas de fertilidad. En la mayoría de los jóvenes el varicocele es asintomático. Algunos pueden consultar por sensación de masa sobre el testículo y rara vez por dolor testicular. El diagnóstico lo hace el médico durante un examen de rutina. La ecografía Doppler testicular confirma el varicocele en casos dudosos e informa acerca del tamaño testicular, lo cual es importante dado que algunos varicoceles se asocian con compromiso del volumen del testículo afectado. Si el joven presenta molestias locales o el testículo es más pequeño que el contralateral hay indicación de manejo quirúrgico (varicocelectomía).

vejigaLas válvulas son unas membranas que se sitúan en la uretra de los varones y causan obstrucción a la salida de orina. Cuando el problema es severo, el diagnóstico se sospecha en las evaluaciones ecográficas prenatales (dilatación importante de ambos riñones), y se confirma en el recién nacido al hacerle una cistografía radiológica. Los niños en los cuales no se hace el diagnóstico en el período neonatal pueden consultar posteriormente por infecciones urinarias, dificultad para orinar, chorro urinario delgado, pujo para orinar e incontinencia urinaria durante el día. El manejo es quirúrgico y consiste en la resección endoscópica de las mismas. Algunos de estos pacientes pueden terminar en falla renal.

VesicoureteralEs el regreso (reflujo) de la orina desde la vejiga hacia los riñones. Se encuentra tanto en niños como en niñas, presente aproximadamente en un 30% de los pacientes con infecciones urinarias. La unión del uréter con la vejiga se comporta como una válvula de una sola vía que permite la llegada a la vejiga de la orina que viene del riñón pero no su regreso. La mayoría de veces el reflujo es primario y congénito debido a incompetencia de dicho mecanismo valvular. Dependiendo del grado del reflujo, la edad del paciente al momento del diagnóstico, así como del compromiso renal, se decide el manejo a seguir. Muchos casos de reflujo pueden mejorar en el tiempo por lo cual el manejo expectante es válido (con o sin profilaxis antibiótica), pero en algunas oportunidades la severidad de la enfermedad o el compromiso renal pueden indicar la necesidad de procedimientos quirúrgicos, bien sea el manejo endoscópico o el reimplante vésico ureteral. El objeto básico del tratamiento es evitar nuevos episodios de infección urinaria febril (pielonefritis) que pueden llevar a cicatrices renales, las cuales a su vez pueden ocasionar hipertensión arterial y pérdida de proteínas por la orina (proteinuria) con deterioro de la función renal.

hidroceleokEs el acúmulo de líquido, que procede de la cavidad abdominal, alrededor del testículo. Puede afectar uno o ambos testículos, es indoloro y los padres usualmente consultan por notar que el o ambos hemiescrotos del niño se ven aumentados de volumen. Es frecuente en los primeros meses de la vida posnatal y muchos desaparecen de manera espontánea en los primeros 2 años. Después de esta edad se recomienda su manejo quirúrgico (hidrocelectomía) a través de una pequeña incisión en la región inguinal.

escrotoEl dolor testicular de inicio súbito, intenso, se denomina escroto agudo y es el principal motivo de atención en urgencias en el paciente urológico infantil. Su importancia radica en que una de las entidades que lo produce es la torsión testicular (más frecuente en menores de 1 año y en la pubertad), en la cual el testículo se rota sobre su eje longitudinal, deja de llegarle flujo sanguíneo y la única forma de evitar que se necrose y se pierda es realizar una cirugía con carácter de urgencia (en las primeras 6 horas de inicio de la sintomatología). Otras causas de escroto agudo son las inflamaciones e infecciones del testículo (orquitis), epidídimo (epididimitis) y la torsión de las apéndices testiculares (remanentes embrionarios), las cuales se resuelven usualmente con manejo médico.